Navigation

Día 4 sin TV: Internet es maaaaalo

Lo primero, muchas gracias a todos por las felicitaciones. Sois una blogosfera de lo más maja… gracias de mi parte y de la futura mamá ;-)

Y volviendo a nuestro tema, al de la pantallita, sigamos contando nuestras batallas. Ayer estar sin tele fue bastante sencillo. Llegar del trabajo, coger el metro e irse al centro lo hace aún más. Happy hour en el Londown Town, pinchos para guiris en el Lizarrán y El Orfanato, recién estrenada en Francia, en VO. Tanto me habían hablado de la película que me esperaba algo, no sé, un nuevo Amenábar o algo así. Y la verdad que la película, ni fu ni fa. No es que sea mala, pero tenía la impresión de haberla visto ya veinte veces. Demasiado susto fácil, aunque todo hay que decirlo, efectivo. Pero bueno, siempre hace ilusión ver cine patrio en las pantallas del Gaumont Wilson.

He llegado a la conclusión que intentar hacer una huelga de televisión y seguir conectado a Internet es contraproducente. Uno quiere mantenerse aislado de todas las chorradas y frikadas televisivas, y resulta que uno se entera antes que nadie de eventos de considerable magnitud televisiva aunque no quiera. Y lo peor es que luego lo ves en vídeo y ya te sientes como si hubieses estado delante de la caja tonta. Es una especie de droga blanda que te calma el mono televisivo. Me parece a mí que a esta huelga herziana va a tener que seguirle una de Internet.

Aunque si hago una de Internet no voy a poder postear en el blog cómo va… ;-)