Navigation

Año nuevo… ¿trabajo nuevo?

Ya estamos en el 2009, ya llegó por fin ese año maldito, el de la crisis, el de la resaca provocada por la locura financiera de los últimos años. Una espada de Damocles se cierne sobre nuestras cabezas en forma de penitencia, y ahí están los medios de comunicación para recordarnoslo todos los días.

Nosotros empezamos el año con un saco de novedades. Los Reyes al menos no nos han traído carbón, pero la cuesta de enero nos reserva la niñera para Inés, la vuelta al trabajo para Arancha y para mí el decidir y encontrar el futuro para los tres. Ya véis qué responsabilidad. Pero bueno, dejad que os explique…

De todos es sabido que Motorola no ha ido muy bien estos últimos años. Las decisiones que se han tomado no han sido las mejores, aunque de eso ya hablaré otro día, y ahora toca apretarse el cinturón. Y nada mejor que anular proyectos. Aunque nada peor que anular en el que trabajamos unas 40 personas en Toulouse. Sí señor, la espada de Damocles la tengo yo ahora encima y esta vez en forma de ERE si no sale un nuevo proyecto. Así que aquí ando manos a la obra, con el curriculum listo empezando a mirar nuevas oportunidades en caso de que la famosa espada me caiga encima y me pille desprevenido. Al menos las condiciones del despido serían buenas y me dan tiempo para buscar tranquilamente.

Dicen que la forma de buscar empleo más sencilla es usando la red de contactos profesional. Yo voy hoy a extenderla a la red bloguera. Si creéis que podéis conocer a alguien interesado en un Ingeniero de Telecomunicaciones con más de nueve años de experiencia, con capacidades de gestión de proyecto, polivalente, con amplios conocimientos en sistemas y software y hablando inglés y francés sin problema, no dudéis en pedirme el curriculum (dejad un comentario) y os lo mando en un momento :-)

Ahora mismo estoy limitando mis búsquedas a Toulouse y, por qué no, Santander. Si no veo la posibilidad de conseguir una oportunidad ilusionante este mes, empezaré a moverlo por Madrid.

Os trendré al corriente de las novedades. Muchas cosas se pasan por la cabeza en una situación así. Cosas buenas todas, porque hay que considerar esto como una oportunidad y no como un problema :-)