Navigation

Disculpas aceptadas

Supongo que los que leais este blog periódicamente recordéis el incidente que tuve para curarme un catarro en mis últimas vacaciones en Santander. Yo había ya olvidado completamente el incidente (aunque el carraspeo que arrastro desde entonces no). Hoy, al abrir el email, he tenido la sorpresa de recibir el siguiente email de altas esferas de la Consejería de Salud del Gobierno de Cantabria:

Estimado Sr. Bruno:

Por casualidad ha llegado a mis manos los problemas que ha tenido por la falta de asistencia sanitaria.

Una vez analizado, le remito al Servicio de Atención al Usuario, para que valoren lo que ha sucedido y tomen las medidas adecuadas para que no suceda de nuevo, rogándole acepte mis disculpas en nombre del Servicio de Salud, por no haber sabido atenderle como usted merece.

Me ha hecho mucha ilusión el mensaje y lo agradezco mucho, así que he enviado la siguiente respuesta, y por mi parte está todo el asunto zanjado:

Estimado/a Sr/a.XXXXXXX,

Agradezco enormemente el email que me ha enviado esta mañana concerniente a la desagradable situación que pasé durante mi última estancia en Santander. Siendo consciente de que con la ley en la mano es muy probable que mis quejas carezcan de fundamento, me dolió mucho el trato deshumanizado que recibí por parte de personas de las cuales no dudo de su profesionalidad, pero que en este caso particular no supieron dar una solución de sentido común a mis problemas de salud.

Acepto con mucho agrado sus disculpas y le doy de nuevo las gracias por el mensaje.

Atentamente

Bruno CENDON

Muchas veces, con una disculpa y un par de palabras agradables se arreglan las cosas.